La historia de una copa que regresa al lugar donde nació

Por Alfredo Merlo

La Copa América que comienza mañana en La Plata registra una coincidencia con su primera edición: el país organizador. Sí, Argentina fue el primer anfitrión de un torneo cuyo prestigio fue alternando según la época, desde su comienzo estruendoso hasta el declive, desde esa debacle hasta el negocio que lo penetró por todas partes.  Aquí, un breve repaso por su historia.

Los albores del siglo XX  serán recordados como tiempos de cambios. En toda Latinoamérica se produjeron variantes sociales y económicas que fueron signando el desarrollo de los países que componen esta parte del mundo. Y Argentina, lógico, no fue la excepción. Las históricas olas de inmigrantes, la Ley Sáenz Peña que convirtió al pueblo en soberano del país, los movimientos anarquistas y comunistas que luchaban por el reconocimiento de los derechos de los trabajadores (cabe mencionar los trágicos episodios del 1° de mayo de 1909) y el nuevo impulso tecnológico que se desarrolló en Europa a partir de la Segunda Revolución Industrial e hizo que las principales potencias de ese continente acrecentaran sus inversiones en el país, son algunos de esos episodios sobre los que tanto se escribió en los libros de historia. En este contexto, con este incipiente panorama globalizador, Argentina organizó el primer Campeonato Sudamericano en 1916, precursor de la Copa América que comienza el viernes en La Plata.

 Se cumplían cien años de la Declaración de la Independencia y había que celebrarlo. Por eso, la Asociación Argentina de Football, presidida por Adolfo Orma, con la anuencia del gobierno de Victorino de la Plaza, quien meses más tarde sería reemplazado por el presidente radical Hipólito Yrigoyen,  decidió conmemorar el aniversario con el primer campeonato de fútbol de selecciones sudamericanas, que de disputó entre el 2 y el 17 de julio de 1916. El local más los invitados Uruguay, Brasil y Chile participaron de esta competencia que, lejos de la estridencia que desparraman sus versiones modernas, no entregó trofeo y despertó un atenuado interés en el público. El sistema de juego, todos contra todos, posibilitó el desarrollo de 6 partidos  con un promedio de 14.000 espectadores por juego. El predio de Racing, por entonces un modesto baldío, y la cancha del Buenos Aires Football Club albergaron los enfrentamientos. El campeón, como era costumbre a principios de siglo en cada campeonato en el que incursionaba, fue Uruguay que además contó con el mejor jugador y goleador, Isabellino Gradin.  Más allá de quedar en la historia por haberse convertido en el preludio de la Copa América, el torneo es recordado por un dato más significativo. Es que durante su desarrollo el dirigente uruguayo Héctor Rivadavia Gómez  materializó el viejo anhelo de crear la Confederación Sudamericana de Fútbol: después de reunirse con sus pares de Argentina, Brasil y Chile, dio vida a esa institución de la que fue su primer presidente y la que hoy nuclea  y regula todo el fútbol del continente.

Desde esa primera versión, la competencia despertó el interés de los dirigentes del fútbol de Sudamérica. Al año siguiente, Uruguay organizó la segunda edición y se coronó bicampeón. Brasil tuvo la chance en 1918 pero un brote de gripe que azotó Rio de Janeiro impidió su realización y la postergó para el año siguiente, cuando la verdeamárela obtuvo su primera estrella continental. Más tarde Paraguay, Bolivia y Chile fueron sus anfitriones y para 1930, año en que se disputó el primer Mundial, el Campeonato Sudamericano ya estaba asentado y visto como un prestigioso escenario  que Argentina y Uruguay aprovechaban para dirimir el título de mejor del continente y para tomarse revancha de los históricos enfrentamientos en los Juegos Olímpicos. Precisamente esta enemistad entre argentinos y uruguayos germinó su debacle. Las asociaciones de ambos países estaban distanciadas por algún que otro resquemor que había quedado de la organización de la Copa del Mundo y el torneo fue interrumpido durante 5 años, desde 1930 a 1935.

Las intermitencias en su desarrollo y las desprolijidades de su organización hicieron que los 6 títulos que consiguió Argentina entre 1949 y 1959 perdieran algo de crédito; aunque mantuvo el nombre, la competencia no fue la misma. El paréntesis la  perjudicó claramente, le quitó prestigio y originó que los equipos la afrontaran con planteles diezmados, sin sus principales figuras y hasta en algunos casos, como el Brasil del 59 que participó con un combinado local del  estado de Pernambuco, selecciones juveniles y sin experiencia en partidos internacionales.

                                 Tucho Méndez: uno de los máximos goleadores

Tuvo que intervenir la Conmbeol para apuntalar su organización. En 1975 se disputó tras 8 años de interrupciones y lo hizo por primera vez con el nombre de Copa América. El antiguo y desgastante sistema de todos utilizado previamente, fue reemplazado por otro de tres grupos cuyos ganadores, más el campeón de la edición anterior, se enfrentaban en una ronda de eliminación directa. En 1993 participaron por primera vez equipos invitados de la Concacaf y en 1999 Japón fue la marca visible de que el negocio ya se había entreverado en la competición.

Mañana, cuando el árbitro marque el inicio del partido inaugural en el Estadio Único de la Plata, esta historia del fútbol sudamericano contabilizará un capítulo más, aunque con notables diferencias de contexto con sus primeros esbozos: jugadores marketineros, sponsors que invierten cifras millonarias y estadios lujosos y repletos son algunas de esas huellas que testifican el paso del tiempo y la profesionalización de este deporte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: