Juan Pablo Carrizo

Por Alfredo Merlo

La foto todavía ocupa un lugar central en el living de su antigua casa de Empalme Villa Constitución, en Santa Fe. Aquel niño de edad imprecisa posa contento con una pelota de fútbol, la camiseta de River y unos guantes de arquero. Como si se tratara de una de esas revelaciones imperceptibles a la que todos advierten una vez consumado el hecho, aquella imagen es la primera versión de un retrato que, aunque con notables diferencias de contexto, conservará siempre su esencia. Es que Juan Pablo Carrizo, hoy arquero de la Selección argentina, ídolo en Núñez y ya convertido en  hombre, preservó siempre esa frescura, esa alegría y ese genuino amor por el fútbol más allá de las imposiciones de la alta competencia. “A pesar de ser un profesional, nunca dejé de disfrutar esto que amo y que es jugar al fútbol”, concede.  La corteza, eso que termina siendo el envase, pinta a un hombre que aparece en todos los noticieros deportivos y es considerado por varios el mejor arquero del fútbol argentino; el contenido, aquello que va por dentro y que sólo el protagonista conoce, descubre a ese niño despreocupado y alegre de esa foto que se aislaba del mundo jugando a la pelota.

– River: un amor al que siempre se vuelve

En la vida y en el fútbol suceden historias análogas. Hay experiencias que bien podrían sacarse de la cotidianeidad y ser aplicadas a ese deporte o viceversa para explicar ciertos episodios. Juan Pablo Carrizo se fue de River a mediados del año 2008 como esos hijos que abandonan la casa de sus padres en busca del crecimiento personal, de la consagración. Claro que para eso cargó una mochila repleta de laureles: arquero titular de la selección, figura de un equipo campeón y refuerzo estrella de la Lazio de Italia, testificaba su currículum antes de tomarse el avión desde Ezeiza. Regresó dos años más tarde como aquellos que vuelven después de una mala experiencia a “empezar de nuevo”, con un inventario negativo, sin ninguna gloria y con algunas penas. En Italia nunca pudo afirmarse como titular y sufrió el enjuiciamiento de lostifosis del equipo romano, en Zaragoza peleó el descenso hasta la última fecha y en Argentina se reencontró con su casa, River, atravesando uno de los peores momentos de su historia. ¿Declive?, para nada. “La experiencia en Europa fue muy valiosa a pesar de que no se dio como yo la imaginaba. Aprendí mucho, conocí gente que me ayudó a crecer como profesional”, explica como quien ha sabido capitalizar los deslices, filtrar lo bueno de lo malo.

– La selección, su cuenta pendiente

Los hilos que entretejen el éxito suelen ser muy delgados, tan sensibles como para que un mal día postre a un protagonista, de un sacudón y sin avisos previos, a la hoguera de la crítica desmesurada. Para Carrizo, esa delgada línea que separa la gloria del olvido se rompió aquella tarde de 2009 en La Paz, por las eliminatorias para el Mundial de Sudáfrica, en la que la Argentina de Maradona cayó 6 a 1 ante Bolivia y se originó el ostracismo del arquero que casi por dos años no volvió a pisar el predio de Ezeiza. “No quiero ser egoísta, pero en lo personal considero que ese partido fue el mejor que tuve en la selección”, asevera, aunque el tamiz de Maradona no haya coincidido con su evaluación: el técnico nunca más lo tuvo en cuenta y lo excluyó de la lista de jugadores para la Copa del Mundo. Recién con Sergio Batista se le reabrieron las puertas. El Checho lo desenterró del olvido y lo convocó para un amistoso ante Ecuador en Mar del Plata, y su apellido fue uno de los primeros confirmados para disputar la Copa América. “Ganarla, y en nuestro país, sería un sueño”, expresa.  Así, pudo conciliarse con ese destino celeste y blanco que muchos le auguraron cuando, todavía con acné en la cara, irrumpió en un Sudamericano Sub 20 allá por  2003.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: