Afuera en los cuartos

Por Jeremías Baldantoni

Argentina y Uruguay empataron 1 a 1 en los 120 minutos que se disputó el encuentro, pero los de Tabárez lograron la clasificación a la semifinal a través de los penales. El martes, Los Celestes buscarán ser finalistas cuando se midan ante Perú en La Plata.

Una derrota que duele, sobre todo porque Argentina jugó bien, Lionel Messi brilló y fue merecedora del pase a la semi. Sin embargo, el fútbol no es un deporte en el que siempre obtiene la victoria el que mejor hace las cosas, a veces gana el equipo que no lo merece, como ocurrió hoy en Santa Fe.

En el inicio del partido los de Sergio Batista comenzaron con todo el entusiasmo, y Gonzalo Higuaín ya había rematado al arco cuando sólo iba un minuto de juego. Segundos más tarde el uruguayo Diego Pérez le propinó una dura entrada a Javier Mascherano, y el árbitro Carlos Amarilla le mostró la tarjeta que tiene el color de su apellido, aunque debería haber sido la roja. Y como suele suceder en el fútbol, quien tendría que habaer sido expulsado abrió el marcador. Nicolás Burdisso cometió una absurda falta a varios metros del área grande de Argentina, Diego Forlán envió el centro, Martín Cáceres la bajó al medio y justamente fue Pérez quien convirtió el tanto para los uruguayos. Fue un golpe duro porque iban sólo cinco minutos, pero los albicelestes comenzaron a dominar el encuentro de la mano de Messi, que estuvo imparable, se lució ante los defensores rivales y hacía que el equipo funcione a su ritmo. Tal fue así que fue él quien en una jugada de derecha a izquierda, como lo hace en el Barcelona, encaró y le sirvió la pelota en la cabeza a Higuaín, que no desaprovechó esa genialidad de Lio e igualó el resultado.

La Pulga dejó todo, pero no pudo.

No había dudas de que Argentina era superior, manejaba la pelota con criterio a través de Fernado Gago y Messi, quienes se juntaba con Ángel Di María y se encargaban de crear las situaciones que podían llevar al equipo a estar arriba. Pero todo eso parecía no alacanzarle a la seleccción que insistía sin ningún tipo de freno. Higuaín convirtió de nuevo a los 30, luego de otro centro pateado por Messi, pero el delantero del Real Madrid estaba adelantado y no se convalidó la jugada.
Lo mismo le sucedió al Uruguay; otra vez llegó por una pelota parada que conectó Cáceres, dio en el travesaño y él mismo se encargó de hacerla ingresar en el arco, aunque al estar en off side el partido continuó igualado. Antes de que finalice la primera parte, Pérez recibió la segunda amarrila y fue expulsado del terreno de juego. El jugador uruguayo protestó, pero no podía quejarse mucho porque jugó casi todo el primer tiempo gratis. El hecho de tener uno más no fue aprovechado por los de Batista y no pudieron romper el juego cerrado de Uruguay, que dependió de la eficacia de sus delanteros Luis Suárez y Diego Forlán, que recibían los pelotazos de sus defensores e hicieron un trabajo impecable. Argentina intentó por todas partes con grandes individualidades de Messi, pero Fernando Muslera tapó todo y eso derivó a que se jugaran las dos prórroga. Restaban 30 minutos más y ambos ya tenían 10 jugadores, debido a que Javier Mascherano fue expulsado cuando le cometió una infracción a Suárez y vio la segunda amarrilla.

La Selección generó algunas situaciones en el alargue, al igual que los uruguayos. Messi estuvo muy cerca de darle la clasificación al equipo y otra vez Muslera lo impidió. Llegaron los penales y la desilución iba creciendo, a pesar de que no estaba todo dicho, faltaba la última palabra. Pero esa palabra fue para Uruguay porque Carlos Tevez erró el tercer penal y los Celestes se encargaron de meter los cinco disparos.

Los uruguayos festejan la clasificación.

Argentina se quedó nuevamente sin el pan y sin la torta, y esta vez fue como local. Si bien no hubo silbidos en Santa Fe, como en el encuentro frente a Colombia, la gente se fue desilusionada del mismo modo que los jugadores, quienes se esforzaron y no obtuvieron la deseada clasificación a la semifinal.  A partir de ahora habría que analizar lo que no se hizo bien como para encontrar un buen rendimiento futbolístico y, sobre todo, que la Selección intente jugar de la misma manera en su mayoría de los partidos, sin cambiar todo cada dos enfrentamientos y que las críticas no recaigan sobre Lionel Messi, el mejor jugador del mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: