El cielo es Celeste

Por Patricio Manzato

Uruguay derrotó ayer 3 a 0 a Paraguay en la gran final disputada en El Monumental y se consagró campeón de la Copa América por decimoquinta vez en su historia. Luis Suárez y Diego Forlán en dos oportunidades, fueron los autores de los goles charrúas.

El capitán Diego Lugano levanta la copa

El momento del festejo de los uruguayos

La Celeste volvió a tocar el cielo con las manos luego de 16 años en los que no conseguía triunfar en un torneo de importancia. Analizar el partido de ayer es comentar más de lo mismo que ya se ha dicho. La falta de creatividad de juego y el desgaste físico que venía arrastrando el conjunto guaraní quedó al descubierto en el césped del Antonio Vespucio Liberti. Uruguay tuvo, sin dudas, el meritó de sacarle rédito a las dificultades ajenas.

Es más interesante exponer las facultades que llevaron a los uruguayos a lo más alto. No se puede negar las condiciones propias de cada jugador charrúa, pero está claro que es muy difícil que las individualidades te hagan ganar un campeonato. Óscar Tabárez, logró ante todo, formar un muy buen grupo con jugadores que se comprometen al máximo por respeto a su selección y a sus propios compañeros. El Maestro dirige a Uruguay desde el 2006 y esa continuidad en el cargo tuvo sus frutos. Primero con el cuarto puesto en el Mundial de Sudáfrica, instancia que La Celeste no alcanzaba desde México 1970. Y ahora quedándose con un nuevo título a nivel sudamericano. Quedará para el debate si Uruguay juega mejor o peor que Brasil y Argentina, pero es innegable que en los últimos años fue más protagonista que ambos conjuntos.

Enfocándose en futbolistas uruguayos en particular, hubo muchos en buen nivel en todas sus líneas. En el arco Fernando Muslera fue una garantía, aunque el paraguayo Justo Villar fuera elegido el mejor portero de la Copa. Los centrales Diego Lugano y Sebastián Coates también estuvieron a la altura de las circunstancias. Diego Pérez y Egidio Arévalo Rios, los volantes de contención, juegan con el cuchillo entre los dientes y el corazón en la mano. Tanto los laterales como los mediocampistas por afuera mostraron mucho despliegue y compromiso a la hora de recuperar el balón. El que más destacó entre ellos fue Álvaro Pereira. En la delantera Forlán y Suárez fueron imparables.

En unos meses nada más empieza un nuevo periodo de eliminatorias y Uruguay será tanto de local como de visitante un rival muy difícil de vencer. Seguramente Tabárez mantendrá este grupo de jugadores que tan bien han rendido, ya que por edad sólo Andrés Scotti y Sebastián Abreu no llegarían al Mundial de Brasil 2014.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: