Posiciones finales

1. Uruguay

2. Paraguay

3. Perú

4. Venezuela

5. Chile

6. Colombia

7. Argentina

8. Brasil

9. Costa Rica

10. Ecuador

11. Bolivia

12. México

Confederación Sudamericana de Fútbol

A los integrantes de la CONMEBOL se sumaron México y Costa Rica por invitación para completar los 12 equipos participantes de la Copa América

Batista dejaría de ser el técnico de la selección

Por Alfredo Merlo

 

El próximo lunes tras una reunión en AFA quedaría sentenciada  su salida. Los dirigentes de mayor peso y quienes son más allegados a Julio Grondona le pedirían al Presidente  que avale  el cambio de entrenador. Alejandro Sabella, Gerardo Martino y Carlos Bianchi suenan para sucederlo.

Esa idea que, en un principio y tras una goleada contundente ante el campeón del mundo, avivó la expectativa. Ese mismo concepto que con el paso del tiempo se fue consumiendo a sí mismo por el uso excesivo de una referencia quimérica. Jugar como el Barcelona, la consigna  de la era Batista que se desmoronó tras la prematura eliminación de la Copa América, como el ciclo del entrenador al mando de la selección, que a menos de un año de haberse iniciado hoy parece transitar el filo de su ocaso.

El lunes, en AFA, en la reunión de mesa chica en la que entre otros asuntos se discurrirá sobre un nuevo modelo de campeonato que incluya 40 equipos, el grupo de dirigentes más cercanos a Julio Grondona, el riñón directivo de Viamonte 1366, se pronunciaría en contra de la continuidad del Checho al mando del primer equipo. Y son varios los puntos que le achacan al entrenador para exigir su dimisión. Entre ellos, la inexistencia de un rumbo definido que se evidenció durante los cuatro partidos que Argentina disputó en la Copa América, la estrechez de criterio para manejar la novela Tevez, que tras varias idas y venidas tuvo un final desconcertante, y el equipo Sub 25 que cayó estrepitosamente ante Nigeria, dos meses atrás, son algunos de los tópicos  insuficientes que sobresalen de un inventario que encomendó su éxito a una frustrada consagración en el certamen continental.  Y aunque el autentico portador del cetro, Julio Humberto Grondona, durante sus 32 años al mando del fútbol argentino desestimó la chance de despedir entrenadores, esta vez renunciaría a sus costumbres y avalaría la decisión.

De confirmarse este rumor que adquirió vigor por declaraciones de los propios protagonistas, habrá que ver bajo qué caratula se produce el alejamiento, y si desde AFA intentan esmaltar la desvinculación bajo algún eufemismo que dibuje la cuestión. El contrato que días antes del inicio de la Copa América firmaron Batista y sus colaboradores, vence en 2014, tras el Mundial de Brasil.

Dos de esos dirigentes que asistirán a la reunión, Noray Nakis y Germán Lerche, presidentes de Armenio y Colón de Santa Fe respectivamente, dejaron entrever su postura sobre el futuro del primer equipo y la necesidad de un cambio que además incluya los alejamientos del director de selecciones nacionales, Carlos Bilardo, y de su segundo e hijo del Presidente, Humberto Grondona. “Hay que hacer una cirugía total”, opinó Nakis. Otro que se sumó a la oleada de los que exigen variantes es Nicolás Russo, mandamás de Lanús: “En su momento dije que Batista no me parecía el indicado. Lo sigo ratificando”.

En lo que va del ciclo Grondona al frente de AFA, nunca se había puesto en tela de juicio la tarea de un entrenador por lo hecho en una Copa América. El año eleccionario y una oleada de críticas que antes no se suscitaban, obligan al Presidente a reaccionar a tiempo, a injertar planes que reintegren la frescura a la atmosfera de la selección. Y el momento así lo exige. Por eso escucharía a sus allegados, les daría entidad a su voluntades, que tras el penal del uruguayo Cáceres  y  la frustración de no haber podido alcanzar la copa en casa,  reclaman la salida de Batista. 

Posibles sucesores

Alejandro Sabella:   Cuenta con el respaldo de Carlos Bilardo, que aunque es cuestionado por el entorno de Grondona, aun no perdió el aval del Presidente. Seducen sus formas sencillas de trabajar, su pasado en Estudiantes y la experiencia de selección tras haber sido uno de los colaboradores de Daniel Passarella.

Gerardo Martino: Al igual que Sabella, ofrece discreción y perfil bajo. Sus condiciones ya fueron probadas en la selección paraguaya. Consiguió clasificar por primera vez a ese país a una instancia de cuartos de final de un Mundial, el año pasado en Sudáfrica, y mañana su equipo disputara una final de Copa América luego de 32 años.

Carlos Bianchi: Los dirigentes de Vélez, Boca, River y otros equipos de peso ya habían propuesto su nombre para asumir en el cargo. Un viejo resquemor con Grondona le resta chances. El lunes regresa de Francia y muchos sueñan con que  se produzca un llamado conciliador, para limar esas asperezas que lo distancian de las entrañas de AFA.

Voces que piden cambios

Por Alfredo Merlo

 

Luego de  la eliminación de la Copa América en manos de Uruguay, varios protagonistas de pasado y presente con la celeste y blanca salieron a dar su parecer sobre el futuro de la Selección argentina, entre ellos Maradona, que una vez más cargó las tintas contra Batista: “Si yo  ganaba un sólo partido, me iba sin que me lo pidieran”.  

La impotencia todavía flota como esos restos de embarcaciones que aparecen en el mar y certifican el naufragio; y es que las aguas turbias de la selección no dejan de removerse desde el sábado, tras ese penal de Cáceres que sentenció una eliminación con olor a fracaso. La desazón toma voces y letras que a cada instante avivan el fuego del debate, direccionado por un único eje: el futuro.

Ni la buena noticia de que su madre fue dada de alta tras pasar varios días internada en terapia intensiva fue detonante para que Diego Maradona cerrara la boca y omitiera su opinión sobre el actual entrenador Sergio Batista. “Si yo fuera Batista, me iría sin que me echen”, disparó el 10, infatigablemente hostil a la hora de hablar de Checho, que casi un año atrás lo sucedía en el cargo. “No vi el partido, preferí jugar un partido de tenis. Más tarde hablé con el Kun (Agüero, su yerno) y me comentó algo”, agregó, y dijo tener temor de que “Messi se termine aburriendo de todo esto”.

Otro que tomó la palabra tras la eliminación ante Uruguay fue Humberto Grondona, hijo del presidente de la AFA y actual subdirector de selecciones nacionales.  Y aunque ratificó el apoyo que desde la calle Viamonte le brindan a Batista, reconoció  la necesidad de cambios para que en un futuro cercano la selección pueda cortar esa racha nefasta de 18 años sin éxitos. “Batista deberá hacer una evaluación, junto con su cuerpo técnico, para ver en qué se falló, dónde estuvieron los errores. La experiencia sirve siempre y cuando haya un análisis para revertir detalles en el futuro”, expresó.

La continuidad de Batista al mando del equipo está garantizada. El presidente de AFA, Julio Grondona, mantendrá la costumbre de no echar entrenadores tal  como lo hizo en los 32 años que lleva al frente del fútbol argentino. Sin embargo, Carlos Bilardo, director general de selecciones nacionales, dejó entrever que, al menos, de ahora en más podría haber modificaciones en las tareas dentro del núcleo de trabajo de la selección. “Si me lo piden, puedo llegar a hablar y conversar con Batista sobre fútbol y táctica”, comentó el ex entrenador, aunque dejó en claro que hoy su función es otra y que sólo “le doy mi parecer al técnico”.

Para Walter Perazzo, entrenador del Sub 20 que se prepara para el Mundial de la categoría a disputarse en agosto en Colombia, “hay que formar jugadores con mentalidad ganadora”. Precisamente su voz vale, y mucho, en este momento. Es que uno de los temas principales abordados por todo el mundillo futbolero tras el traspié continental fue la necesidad de encarar una refundación desde las bases, desde las categorías menores y diagramar un nuevo plan de trabajo con los mismos protagonistas que un par de años atrás se consagraron por su trabajo en el fútbol juvenil. “Todo eso que hay alrededor no influye en mi manera de actuar. Sé que el medio es así y más cuando se está en un cargo importante. Me siento tranquilo porque estoy dando lo mejor. Siempre jugué en equipos grandes y estoy acostumbrado al runrún”, dijo Perazzo sobre los pedidos de gran parte del público para que Hugo Tocalli y su cuerpo de trabajo se reintegraran al mando de los más jóvenes.

Afuera en los cuartos

Por Jeremías Baldantoni

Argentina y Uruguay empataron 1 a 1 en los 120 minutos que se disputó el encuentro, pero los de Tabárez lograron la clasificación a la semifinal a través de los penales. El martes, Los Celestes buscarán ser finalistas cuando se midan ante Perú en La Plata.

Una derrota que duele, sobre todo porque Argentina jugó bien, Lionel Messi brilló y fue merecedora del pase a la semi. Sin embargo, el fútbol no es un deporte en el que siempre obtiene la victoria el que mejor hace las cosas, a veces gana el equipo que no lo merece, como ocurrió hoy en Santa Fe.

En el inicio del partido los de Sergio Batista comenzaron con todo el entusiasmo, y Gonzalo Higuaín ya había rematado al arco cuando sólo iba un minuto de juego. Segundos más tarde el uruguayo Diego Pérez le propinó una dura entrada a Javier Mascherano, y el árbitro Carlos Amarilla le mostró la tarjeta que tiene el color de su apellido, aunque debería haber sido la roja. Y como suele suceder en el fútbol, quien tendría que habaer sido expulsado abrió el marcador. Nicolás Burdisso cometió una absurda falta a varios metros del área grande de Argentina, Diego Forlán envió el centro, Martín Cáceres la bajó al medio y justamente fue Pérez quien convirtió el tanto para los uruguayos. Fue un golpe duro porque iban sólo cinco minutos, pero los albicelestes comenzaron a dominar el encuentro de la mano de Messi, que estuvo imparable, se lució ante los defensores rivales y hacía que el equipo funcione a su ritmo. Tal fue así que fue él quien en una jugada de derecha a izquierda, como lo hace en el Barcelona, encaró y le sirvió la pelota en la cabeza a Higuaín, que no desaprovechó esa genialidad de Lio e igualó el resultado.

La Pulga dejó todo, pero no pudo.

No había dudas de que Argentina era superior, manejaba la pelota con criterio a través de Fernado Gago y Messi, quienes se juntaba con Ángel Di María y se encargaban de crear las situaciones que podían llevar al equipo a estar arriba. Pero todo eso parecía no alacanzarle a la seleccción que insistía sin ningún tipo de freno. Higuaín convirtió de nuevo a los 30, luego de otro centro pateado por Messi, pero el delantero del Real Madrid estaba adelantado y no se convalidó la jugada.
Lo mismo le sucedió al Uruguay; otra vez llegó por una pelota parada que conectó Cáceres, dio en el travesaño y él mismo se encargó de hacerla ingresar en el arco, aunque al estar en off side el partido continuó igualado. Antes de que finalice la primera parte, Pérez recibió la segunda amarrila y fue expulsado del terreno de juego. El jugador uruguayo protestó, pero no podía quejarse mucho porque jugó casi todo el primer tiempo gratis. El hecho de tener uno más no fue aprovechado por los de Batista y no pudieron romper el juego cerrado de Uruguay, que dependió de la eficacia de sus delanteros Luis Suárez y Diego Forlán, que recibían los pelotazos de sus defensores e hicieron un trabajo impecable. Argentina intentó por todas partes con grandes individualidades de Messi, pero Fernando Muslera tapó todo y eso derivó a que se jugaran las dos prórroga. Restaban 30 minutos más y ambos ya tenían 10 jugadores, debido a que Javier Mascherano fue expulsado cuando le cometió una infracción a Suárez y vio la segunda amarrilla.

La Selección generó algunas situaciones en el alargue, al igual que los uruguayos. Messi estuvo muy cerca de darle la clasificación al equipo y otra vez Muslera lo impidió. Llegaron los penales y la desilución iba creciendo, a pesar de que no estaba todo dicho, faltaba la última palabra. Pero esa palabra fue para Uruguay porque Carlos Tevez erró el tercer penal y los Celestes se encargaron de meter los cinco disparos.

Los uruguayos festejan la clasificación.

Argentina se quedó nuevamente sin el pan y sin la torta, y esta vez fue como local. Si bien no hubo silbidos en Santa Fe, como en el encuentro frente a Colombia, la gente se fue desilusionada del mismo modo que los jugadores, quienes se esforzaron y no obtuvieron la deseada clasificación a la semifinal.  A partir de ahora habría que analizar lo que no se hizo bien como para encontrar un buen rendimiento futbolístico y, sobre todo, que la Selección intente jugar de la misma manera en su mayoría de los partidos, sin cambiar todo cada dos enfrentamientos y que las críticas no recaigan sobre Lionel Messi, el mejor jugador del mundo.

Colombia y Perú abren los cuartos de final

Por Patricio Manzato

Colombia y Perú protagonizarán hoy el primer choque de los cuartos de final de la Copa América a partir de las 16 en el Estadio Mario Alberto Kempes de la ciudad de Córdoba.

Radamel Falcao y Paolo Guerrero

Los embajadores del gol

Los cafeteros llegan como favoritos para llevarse la victoria luego de realizar buenas actuaciones en la fase de grupos, especialmente contra un rival como Argentina, al que le habrían ganado de no ser por la mala puntería de Adrián Ramos y Dayro Moreno. Cabe destarcar que los dirigidos por Hernán Darío Gómez no encajaron un solo gol en contra en lo que va del torneo. Esto se debe en gran parte a la solvencia con la que se han desempeñado los experimentados centrales Mario Yepes y Luis Amaranto Perea.

Los defensores peruanos deberán estar muy concentrados, ya que la selección colombiana maneja muchas variables en el ataque. Es por eso que La Rojiblanca va a pararse con un sistema 4-4-2 y con laterales que se desempeñan mejor en la marca que en la proyección. Por derecha jugará Renzo Revoredo y por izquierda Walter Vílchez. Delante de este último se parará Juan Manuel Vargas, que si bien es mediocampista ha sabido cubrir muy bien el puesto de lateral en el pasado.

Este es el panorama que se espera en el Mario Alberto Kempes, con Colombia atacando y la selección de Sergio Markarián replegada a la espera de poder aprovechar un contraataque. El ganador de esta partido se enfrentará al que triunfe en el clásico del Río de la Plata entre Argentina y Uruguay.

En el historial, colombianos y peruanos no se sacan ventajas: en 46 enfrentamientos hubo 14 victorias para cada  selección y 18 empates. Colombia anotó 53 goles, mientras que Perú convirtió 56.

Posibles Formaciones:

-Colombia: Martínez; Zúñiga, Perea, Yepes, Armero; Sánchez; Moreno, Guarín, Aguilar, Ramos; Falcao

-Perú: Fernández; Revoredo, Acasiete, Rodríguez, Vílchez; Lobatón, Balbín, Cruzado, Vargas; Chiroque y Guerrero

-Árbitro: Francisco Chacón (México)

-Estadio: Mario Alberto Kempes (Córdoba)

-Último partido oficial:

Eliminatorias para el Mundial de Sudáfrica. 10/6/09. Fecha 14. Colombia 1-0 Perú. Gol: Falcao 25′

Argentina y Costa Rica se juegan la clasificación a los cuartos de final

Por Juan Ignacio Vera

Argentina buscará clasificar a los cuartos de final de la Copa América y cambiar la lamentable salida, entre silbidos e insultos, que tuvieron el partido pasado cuando empataron contra Colombia, en Santa Fe.

Argentina y Costa Rica jugarán la última fecha, dentro de la fase de grupos, hoy a las 21.45  y se disputarán la clasificación a cuartos de final, en el estadio Mario Alberto Kempes, de Córdoba, y serán dirigidos por el peruano Víctor Rivera.

El anfitrión de la Copa América, viene de empatar los dos últimos partidos  contra Colombia, quien ya se clasificó primero luego de ganar anoche, y Bolivia, por su parte Costa Rica perdió contra los cafeteros  y ganó el partido restante.

Ambos se juegan el todo por el todo, ya que el que gane tendrá la clasificación asegurada en la segunda ubicación del Grupo A, sin depender del resultado de otros equipos.

Agüero e Higuaín, dos de las cuatro incorporaciones argentinas para hoy

Agüero e Higuaín, dos de las cuatro incorporaciones argentinas para hoy

Sergio Batista realizó cuatro modificaciones con respecto al último partido en Santa Fe: Fernando Gago, reemplazará en el mediocampo a Ever Banega, y en a la parte ofensiva ingresarán Sergio Agüero, Gonzalo Higuaín y Ángel Di María, por Ezequiel Lavezzi, Carlos Tévez y Esteban Cambiasso, respectivamente. En cuanto a lo táctico, el “Checho”, cambió su esquema de 4-3-3 por el ya utilizado 4-2-3-1 durante los Juegos Olímpicos de Beijín 2008, cuando Argentina se colgó la medalla de oro, tras ganarle la final a Nigeria por 1 a 0. Hoy ingresarán en el equipo titular que deberá ganarle a Costa Rica, ocho jugadores que se consagraron campeones olímpicos aquella vez: Sergio Romero, Pablo Zabaleta, Fernando Gago, Javier Mascherano, Sergio “el Kun” Agüero, y Ángel Di María.

El técnico argentino que dirige a Costa Rica, Ricardo La Volpe, por su parte hará un solo cambio con respecto al último partido ganado a Bolivia en Jujuy, y será en el medio de la cancha, ya que, José Miguel Cubero jugará en lugar del suspendido David Guzmán.

Entre Argentina y Costa Rica existe un historial favorable para los de celeste y blanco, que triunfaron en cinco de las siete veces que jugaron entre sí. En su último partido, el resultado fue 0 a 0, en un partido amistoso jugado el 29 de marzo en San José.

Formaciones:

-Argentina: Sergio Romero; Pablo Zabaleta, Nicolás Burdisso, Gabriel Milito y Javier Zanetti; Fernando Gago  y Javier Mascherano; Sergio Agüero, Lionel Messi y Ángel Di María; Gonzalo Higuaín. DT: Sergio Batista

-Costa Rica: Leonel Moreira; Johnny Acosta, José Salvatierra y Francisco Calvo; Oscar Duarte, Pedro Leal y Heiner Mora; José Miguel Cubero y Diego Madrigal; Josué Martínez y Joel Campbell.

Arbitro: Víctor Rivera (Perú)

Estadio: Mario Alberto Kempes (Córdoba)

El peor comienzo en 32 años puede revertirse

Por Jeremías Baldantoni

Tal vez sea un dato y nada más. Sin embargo, hacía 32 años que Argentina no comenzaba la Copa América con resultados tan pobres. La última vez había sido en 1979, cuando el certamen todavía se disputaba en varias sedes y no eran fijas, como en la actualidad. En esa competencia la Selección perdió en su debut con Bolivia por 2 a 1 en el estadio Hernando Siles de La Paz, y luego Brasil los venció por el mismo resultado en el Maracaná. De ese modo, no pudo obtener ningún punto sobre los cuatro disputados, ya que en ese entonces el triunfo valía dos unidades.

En los encuentros de vuelta, que se disputaron en Vélez Sarsfield y River Plate, los albicelestes superaron a los bolivianos 3-0 y empataron con Brasil 2 a 2, pero no alcanzó para que se clasificaran y quedaron eliminados en primera ronda.

El inicio de esta nueva competición es el peor desde que se implementaron las sedes fijas en 1987, año en el que la Copa América también se disputó en el país.

El empate en el debut ante Bolivia en La Plata dejó muchas incertidumbres en cuanto al nivel futbolístico argentino. En el segundo encuentro, en el que Argentina empató con Colombia 0 a 0 en Santa Fe y el equipo se fue abucheado por el público, las dudas y los errores volvieron a estar presentes. La bronca y la impotencia de los jugadores se vieron reflejadas en sus caras, demostrando que no podían entender el momento que estaban viviendo. Este hecho debe ser revertido, ya que en caso contrario quedará afuera de la copa frente a su gente. Además, el combinado local cuenta con los intérpretes adecuados para llevar a cabo lo que busca Sergio Batista, a pesar de que sus ideas no parecen ser muy claras para sus dirigidos.

¿Calentando los motores?

¿Qué pasa si hoy Costa Rica gana y Argentina se queda afuera en su casa? Seguramente será un golpe muy duro y muchos medios lo calificarían como un fracaso rotundo, aunque si se apuesta a un proyecto puede que sea el inicio de una nueva etapa y se revean ciertas cosas que no están funcionando.

Está claro que Argentina es local, tiene grandes figuras que triunfan en Europa, como Lionel Messi, que siempre comparan su rendimiento en el Barcelona con el de la Selección. Peroeste equipo no es el de Josep Guardiola, no tiene los mismos integrantes dentro del campo ni su brillante juego. Messi, en el conjunto catalán no tiene la “obligación” de bajar hasta mitad de la cancha para poder tocar la pelota, como sí lo tiene que hacer acá, donde los sudamericanos los marcan con tres jugadores encima y le complican sus movimientos. No es culpa de una persona, en la cancha entran 11 y hay más en el banco de suplentes. Obviamente que no vamos a saltear al técnico y a sus ayudantes, ninguno queda exento de la situación.

Que no se repita.

Argentina no debería flaquear esta noche ante Costa Rica, que si bien tiene un equipo que en su gran mayoría no supera los 23 años, van a hacer lo posible por lograr un buen resultado y eliminar a los de Batista. En cuanto a nombres, la Selección es superior a los costarricenses, pero habrá que ver lo que sucede dentro de la cancha, que es lo que realmente les importa a los hinchas.

Desde que se organizó la actual copa daba la sensación de que la celeste y blanca iba a ser uno de los candidatos indiscutidos para adueñarse del certamen, aunque ese pensamiento se fue disipando a medida que el nivel de los jugadores no fue el deseado por los argentinos. Suena increíble, pero es lo que hay y sería conveniente no pensar en los empates, ya hay que mirar para adelante y salir a ganar, como debe ser.