Brasil fue superior, pero Paraguay gano en los penales. Villar fue figura y héroe.

Por David Ocampo

Paraguay se clasifico a la semifinal al derrotar a Brasil  2 a 0 en definición por penales después haber empatado sin goles en los 120 minutos del partido. La selección brasileña hizo merito como para acceder a la siguiente instancia pero la gran actuación del arquero  Justo Villar, logro meter a los paraguayos entre los cuatro mejores del torneo.

Desde el arranque el conjunto de Mano Menezes salió en busca del gol, hizo todo para llevarse la victoria, lo peloteo a Paraguay en casi todo el partido y transformo a Villar en figura indiscutida de la tarde.  Brasil tuvo chances  muy claras para abrir el marcador, Neymar luego de una serie de toques con Ganso y Robinho, definió cruzado y el remate salió ancho. Lucio después de recibir un centro en el área chica de André Santos, pudo marcar pero Villar topo su remate. André Santos, fue otro que, en el primer tiempo, obtuvo la posibilidad del gol, pero el remate de zurda se fue por arriba del ángulo.

En el complemento todo siguió siendo del conjunto verdeamarelo. A los tres minutos, Neymar y Maicon  tuvieron dos oportunidades claras en el área para quebrar el cero, pero la defensa guaraní impedía el rompimiento de su propio arco. Todo era del bicampeón de América. En los pies de Ganso tuvo la oportunidad del gol, pero Villar, con la ayuda del palo, volvía a salvar a Paraguay; una chance clara de Pato fue tapada, otra vez, por el arquero guaraní.

Sobre el final, Brasil desaprovecho dos jugadas claves para romper el cero: la primera fue una jugada de Robinho donde deja a Pato mano a mano con el portero que vuelve a salvar su valla, y que en el rebote el delantero del Milán pudo hacer el gol de cabecea pero la pelota pego al costado de la red; la segunda y ultima del complemento la tuvo  el otro atacante del equipo italiano, Robinho, que después de un córner, coloca un frentazo cruzado que descoloca al arquero pero que el volante Barreto despeja sobre la línea impidiendo el gol.  Paraguay aguanto los 90 minutos y gracias a su guarda valla lograban ir al tiempo suplementario.

Ya en los 30 de alargue, el conjunto de Menezes siguió empujando a los de Martino que en pocas situaciones, pudo descontar con tiros remates de Haedo Valdez. La vehemencia de los dos equipos hizo que se fueran expulsados Lucas y Alcaraz, después de una entrada fuerte del volante brasileño que hizo reaccionar al defensor paraguayo, armando una trifulca que termino derivando en la tarjeta roja para ambos. Volviendo al juego, Brasil al igual que Paraguay no pudieron hacer mucho más para sacarse ventaja, uno insistía y empujaba, mientras que el otro se replegaba y buscaba un contragolpe. Los 120 minutos se consumieron y llevaron a que este partido terminara desde el punto penal.

En los penales Brasil no pudo convertir, erro los cuatro que pateo: Elano, André Santos, Fred y Thiago Silva fueron los ejecutantes; los tres primeros los tiraron afuera mientras que el ultimo se lo atajo Villar. Para los Martino patearon Barreto, Estigarribia y Cáceres, los dos últimos fueron los que anotaron y le dieron la victoria y el pase a Paraguay en la semifinal.

Con este logro, el equipo guaraní accede al grupo de los mejores cuatro del torneo pero con el dato curioso de no haber ganado ningún partido en la Copa América. Ahora espera  al rival que saldrá del partido entre Chile y Venezuela para enfrentarlo el miércoles por la noche en Mendoza.

Resumen del partido y penales

 

 

 

 

Afuera en los cuartos

Por Jeremías Baldantoni

Argentina y Uruguay empataron 1 a 1 en los 120 minutos que se disputó el encuentro, pero los de Tabárez lograron la clasificación a la semifinal a través de los penales. El martes, Los Celestes buscarán ser finalistas cuando se midan ante Perú en La Plata.

Una derrota que duele, sobre todo porque Argentina jugó bien, Lionel Messi brilló y fue merecedora del pase a la semi. Sin embargo, el fútbol no es un deporte en el que siempre obtiene la victoria el que mejor hace las cosas, a veces gana el equipo que no lo merece, como ocurrió hoy en Santa Fe.

En el inicio del partido los de Sergio Batista comenzaron con todo el entusiasmo, y Gonzalo Higuaín ya había rematado al arco cuando sólo iba un minuto de juego. Segundos más tarde el uruguayo Diego Pérez le propinó una dura entrada a Javier Mascherano, y el árbitro Carlos Amarilla le mostró la tarjeta que tiene el color de su apellido, aunque debería haber sido la roja. Y como suele suceder en el fútbol, quien tendría que habaer sido expulsado abrió el marcador. Nicolás Burdisso cometió una absurda falta a varios metros del área grande de Argentina, Diego Forlán envió el centro, Martín Cáceres la bajó al medio y justamente fue Pérez quien convirtió el tanto para los uruguayos. Fue un golpe duro porque iban sólo cinco minutos, pero los albicelestes comenzaron a dominar el encuentro de la mano de Messi, que estuvo imparable, se lució ante los defensores rivales y hacía que el equipo funcione a su ritmo. Tal fue así que fue él quien en una jugada de derecha a izquierda, como lo hace en el Barcelona, encaró y le sirvió la pelota en la cabeza a Higuaín, que no desaprovechó esa genialidad de Lio e igualó el resultado.

La Pulga dejó todo, pero no pudo.

No había dudas de que Argentina era superior, manejaba la pelota con criterio a través de Fernado Gago y Messi, quienes se juntaba con Ángel Di María y se encargaban de crear las situaciones que podían llevar al equipo a estar arriba. Pero todo eso parecía no alacanzarle a la seleccción que insistía sin ningún tipo de freno. Higuaín convirtió de nuevo a los 30, luego de otro centro pateado por Messi, pero el delantero del Real Madrid estaba adelantado y no se convalidó la jugada.
Lo mismo le sucedió al Uruguay; otra vez llegó por una pelota parada que conectó Cáceres, dio en el travesaño y él mismo se encargó de hacerla ingresar en el arco, aunque al estar en off side el partido continuó igualado. Antes de que finalice la primera parte, Pérez recibió la segunda amarrila y fue expulsado del terreno de juego. El jugador uruguayo protestó, pero no podía quejarse mucho porque jugó casi todo el primer tiempo gratis. El hecho de tener uno más no fue aprovechado por los de Batista y no pudieron romper el juego cerrado de Uruguay, que dependió de la eficacia de sus delanteros Luis Suárez y Diego Forlán, que recibían los pelotazos de sus defensores e hicieron un trabajo impecable. Argentina intentó por todas partes con grandes individualidades de Messi, pero Fernando Muslera tapó todo y eso derivó a que se jugaran las dos prórroga. Restaban 30 minutos más y ambos ya tenían 10 jugadores, debido a que Javier Mascherano fue expulsado cuando le cometió una infracción a Suárez y vio la segunda amarrilla.

La Selección generó algunas situaciones en el alargue, al igual que los uruguayos. Messi estuvo muy cerca de darle la clasificación al equipo y otra vez Muslera lo impidió. Llegaron los penales y la desilución iba creciendo, a pesar de que no estaba todo dicho, faltaba la última palabra. Pero esa palabra fue para Uruguay porque Carlos Tevez erró el tercer penal y los Celestes se encargaron de meter los cinco disparos.

Los uruguayos festejan la clasificación.

Argentina se quedó nuevamente sin el pan y sin la torta, y esta vez fue como local. Si bien no hubo silbidos en Santa Fe, como en el encuentro frente a Colombia, la gente se fue desilusionada del mismo modo que los jugadores, quienes se esforzaron y no obtuvieron la deseada clasificación a la semifinal.  A partir de ahora habría que analizar lo que no se hizo bien como para encontrar un buen rendimiento futbolístico y, sobre todo, que la Selección intente jugar de la misma manera en su mayoría de los partidos, sin cambiar todo cada dos enfrentamientos y que las críticas no recaigan sobre Lionel Messi, el mejor jugador del mundo.

Argentina y Uruguay buscan el pasaje a la semifinal, y seguir construyendo la historia del clásico más antiguo del mundo

Por Juan Ignacio Vera

Empieza una nueva etapa en la Copa América en la cual Argentina y Uruguay se enfrentarán hoy a las 19.15 en Santa Fe, por los cuartos de final, pero esta vez ya no hay margen de error para ninguno de los dos equipos, el que pierde se vuelve con las manos vacías.

Argentina viene de clasificar segundo en la fase de grupos, tras dos flojas actuaciones frente a Bolivia y Colombia, y un meritorio triunfo frente a Costa Rica que le dio el pase a los cuartos. Gracias a esa victoria, que además de hacer que la Selección siga soñando con cortar los 18 años sin ganar ningún título, hizo que el director técnico, Sergio Batista, encuentre un esquema de juego que lo lleve a la victoria,  ya que repetirá  a los mismos 11 jugadores que entraron a la cancha contra el equipo de Ricardo La Volpe el último partido.

Parece que se encontró el equipo

Por su parte, Uruguay también que también llega segundo de su grupo y con flojos resultados, repetirá a los mismos 11 que jugaron el partido anterior contra México, ya que el Maestro Tavares todavía no cuenta con la presencia del delantero Edinson Cavani, quien sufre de una lesión. Pero es importante recalcar que la dupla ofensiva esta formada por dos jugadores experimentados y de gran jerarquía como lo son Luis Suárez y el elegido “mejor jugador del Mundial” pasado, Diego Forlán. En cuanto a la defensa, estará el central y capitán Diego Lugano, y cabe destacar a los volates Álvaro Pereira y Cristian “Cebolla” Rodríguez, entre las estrellas y referentes que saldrán hoy a la cancha.

Ahora van en busca de Argentina

Más allá de que sea un partido de cuartos de final y que sólo uno pasara a la siguiente ronda, lo que está en juego es la historia entre estas dos selecciones, ambas máximas ganadoras de esta Copa América, con 14 consagraciones por lado. Está tarde el partido en el estadio Brigadier General Estanislao López, de Santa Fe, y las 37 mil personas que se esperan para este encuentro quedarán marcados y serán parte de la historia de esta centenaria rivalidad que empezó en el siglo XX, sea cual sea el resultado del clásico más antiguo del mundo.

Formaciones:

-Argentina: Sergio Romero; Pablo Zabaleta, Nicolás Burdisso, Gabriel Milito y Javier Zanetti; Fernando Gago, Javier Mascherano y Angel Di María; Lionel Messi, Gonzalo Higuaín y Sergio Agüero. DT: Sergio Batista.

– Uruguay: Fernando Muslera; Maximiliano Pereira, Diego Lugano, Mauricio Victorino y Martín Cáceres; Egidio Arévalo Ríos, Alvaro González, Diego Pérez y Alvaro Pereira; Diego Forlán y Luis Suárez. DT: Oscar Tabárez.

– Arbitro: Carlos Amarilla (Paraguay)

– Estadio: Brigadier General Estanislao López, Santa Fe (Colón)

– Hora de inicio: 19.15.

Colombia y Perú abren los cuartos de final

Por Patricio Manzato

Colombia y Perú protagonizarán hoy el primer choque de los cuartos de final de la Copa América a partir de las 16 en el Estadio Mario Alberto Kempes de la ciudad de Córdoba.

Radamel Falcao y Paolo Guerrero

Los embajadores del gol

Los cafeteros llegan como favoritos para llevarse la victoria luego de realizar buenas actuaciones en la fase de grupos, especialmente contra un rival como Argentina, al que le habrían ganado de no ser por la mala puntería de Adrián Ramos y Dayro Moreno. Cabe destarcar que los dirigidos por Hernán Darío Gómez no encajaron un solo gol en contra en lo que va del torneo. Esto se debe en gran parte a la solvencia con la que se han desempeñado los experimentados centrales Mario Yepes y Luis Amaranto Perea.

Los defensores peruanos deberán estar muy concentrados, ya que la selección colombiana maneja muchas variables en el ataque. Es por eso que La Rojiblanca va a pararse con un sistema 4-4-2 y con laterales que se desempeñan mejor en la marca que en la proyección. Por derecha jugará Renzo Revoredo y por izquierda Walter Vílchez. Delante de este último se parará Juan Manuel Vargas, que si bien es mediocampista ha sabido cubrir muy bien el puesto de lateral en el pasado.

Este es el panorama que se espera en el Mario Alberto Kempes, con Colombia atacando y la selección de Sergio Markarián replegada a la espera de poder aprovechar un contraataque. El ganador de esta partido se enfrentará al que triunfe en el clásico del Río de la Plata entre Argentina y Uruguay.

En el historial, colombianos y peruanos no se sacan ventajas: en 46 enfrentamientos hubo 14 victorias para cada  selección y 18 empates. Colombia anotó 53 goles, mientras que Perú convirtió 56.

Posibles Formaciones:

-Colombia: Martínez; Zúñiga, Perea, Yepes, Armero; Sánchez; Moreno, Guarín, Aguilar, Ramos; Falcao

-Perú: Fernández; Revoredo, Acasiete, Rodríguez, Vílchez; Lobatón, Balbín, Cruzado, Vargas; Chiroque y Guerrero

-Árbitro: Francisco Chacón (México)

-Estadio: Mario Alberto Kempes (Córdoba)

-Último partido oficial:

Eliminatorias para el Mundial de Sudáfrica. 10/6/09. Fecha 14. Colombia 1-0 Perú. Gol: Falcao 25′

Llaves de cuartos de final

 

Por Juan Ignacio Vera

Colombia y Perú serán los primero en jugar la llave de cuartos de final de la Copa América mañana a las 16, en Córdoba, a continuación se cerrara la zona de arriba con el clásico del río de la plata, entre Argentina y Uruguay, a las 19.15, en Santa Fe.

El Domingo, se jugará la parte de abajo del cuadro y se enfrentarán por un lado, Brasil y Paraguay  a las 16 en La Plata, y por el otro,  Chile y Venezuela será el último encuentro antes de pasar a semifinales a partir de las 19.15, en San Juan.

 

Un primer puesto que no maquilla la realidad

Por Alfredo Merlo

La corteza, todo eso que termina siendo el envase, pinta a un equipo invicto que consiguió acceder a cuartos de final como líder de su grupo. El contenido, aquel parámetro más realista que cualquier estadística, descubre a una selección brasileña que se debate en una transición y le cuesta emparentarse con el peso de su historia.

La grandeza de su pasado no admite planes a futuro, exige resultados inmediatos y oxida el telescopio de aquellos técnicos que pretenden proyectar el presente en base a horizontes venideros. Esta norma implícita en cualquier combinado de Brasil choca con las intenciones de su  actual entrenador, Mano Menezes, de formar un equipo de jóvenes que con rodaje y tiempo, ese elemento tan fundamental, pueda llegar al próximo Mundial con el cartel de potencia estampado en el lomo.  Y aunque Brasil, por instinto, sigue ostentando ese rótulo, el arranque del equipo en esta Copa América demuestra que el recambio generacional que atraviesa  le exige redoblar los esfuerzos para refrendarlo dentro de la cancha. Porque no pudo con Venezuela, selección sorpresa del certamen pero que, en condiciones normales, no debería ser escollo para los de camisetas amarillas. Porque sufrió ante Paraguay y terminó penando un punto agónico con aquel gol de Fred. Porque si bien goleó a Ecuador, definió el resultado gracias a inventivas colectivas de Neymar y compañía,  que recién en el tercer partido sacaron a relucir algunas dosis de aquello por lo que tanto se los pondera.

El que se está viendo por estos días en la Argentina es el nuevo Brasil. Este equipo pensado para el futuro y que mientras tanto se defiende en su pasado y en su camiseta, que como grandes bastiones reverenciales intentan atajar esa estirpe que parece escaparse dentro del campo de juego: hoy Brasil es más temido por lo que hizo que por lo que está produciendo.

Atrás quedaron los tiempos en los que desembarcaban en cualquier competencia con una constelación de estrellas, figuras todos en sus respectivos clubes. Hoy, este equipo se apoya en la sangre nueva de Neymar, aún sin experiencia europea, en los arrebatos líricos de Ganso, quien tampoco salió de Brasil y continúa en el Santos, y con el peso de algunos  de más historia pero que no forman parte de la elite como Robinho, Pato y Ramíres. Encima, dos de sus mejores jugadores como son el arquero del Inter de Italia Julio César y el lateral del Barcelona de España Dani Alves,  quitaron de sus memorias el chip que los convirtió en figuras de sus respectivos clubes y su tarea en el conjunto nacional es enjuiciada por la presa de su país.

 Un primer puesto que no maquilla la realidad. Y aunque al fin y al cabo en el fútbol mandan los resultados, están demostradas las debilidades de la estadística, que, si no encuentra correlato en el contenido, suele desplomarse como un castillo de arena.

Brasil goleo a Ecuador y pasó a cuartos. Paraguay el próximo rival

Por David Ocampo

Brasil ganó, goleo y se clasifico primero en el Grupo B tras derrotar a Ecuador por 4 a 2 en  Córdoba, consiguiendo así el pase a cuartos de final donde deberá enfrentar a Paraguay.  Los goles para el Scratch los hicieron Pato y Neymar (dos cada uno), el descuento para los de Rueda los marco el delantero Caicedo.

El encuentro en la ciudad de Córdoba empezó como todos se esperaban con un equipo brasileño lanzado en ataque para lograr abrir el marcador. Brasil avisaba de entrada. A los 2 minutos, un remate de afuera de Neymar hacía peligrar el arco de Elizaga mandando el tiro al córner. Luego, un minuto más tarde, el crack del Santos ejecuta el tiro de esquina y su compañero, Thiago Silva, cabecea la pelota pásando muy cerca del primer palo.

A los 10’ Ecuador mostraba que podía atacar, un tiro a distancia de Arroyo hacia trabajar a Julio Cesar que controlo el disparo sin complicación. Hasta ese momento, los brasileños dominaban el partido, mostraban ser profundos, decisivos, pero tibios a la hora de definir. Maicon complico demasiado la banda derecha  y era un peligro constante para, el lateral y la defensa ecuatoriana. Pero el gol no llego por allí, si no del otro costado. Andrés Santos tiro un centro desde la izquierda que Alexandre Pato, anticipándose a todos, cabeceo al primer palo y puso en ventaja a Brasil.

Ecuador tuvo una chance de igualar el marcador a los 22 minutos después de que Noboa ejecutará un tiro libre que se fue por arriba del arco. Después el volante del Rubin Kazán, vio la primera amarilla del partido tras cometerle falta Neymar. A los ’36, Robinho tuvo una canche clara de aumentar la ventaja, después de recibir un pase de Maicon, que volvió a desbordar por la banda, logrando que el delantero del Milán pateara y su disparo impactara en el palo. Un minuto más tarde, llega el descuento de Ecuador. Caicedo le pega desde afuera y al ras del piso, Julio Cesar quiere contener el disparo, la pelota se le escurre de las manos y  gol. El partido se puso 1 a 1.

El empate hizo reaccionar al equipo de Reinaldo Rueda que, en los últimos minutos, se lanzo confiado al ataque y estuvo a punto de irse al descanso con el marcador a su favor,  el volante Arroyo remato desde afuera e hizo volar y lucir al arquero del Inter.

El complemento empezó con todo, igual que la primera parte, Ecuador salió a esperar y a jugar de contra golpe, pero el gol tempranero de Neymar (fue a los 3 minutos, luego de un pase al centro de Ganso) hizo que los de Rueda salieran a buscar el resultado. Tal es así que un disparo de Cristian Benítez, desde lejos, quiso sorprender pero el remate  salió muy alto. A los 13’ Caicedo se encarga de empatar y poner el partido 2 a 2 tras patear con potencia y esquinado desde la medialuna. Con esta ida y vuelta, parecía que el partido terminaba empatado o con algún gol definitorio sobre el final. Pero no. Brasil saco su chapa de ganador y logro estirar la diferencia. Al minuto 16 se puso arriba en el marcador con el gol de Pato, después de tomar el rebote que dejo Elizaga tras el tiro de Neymar. Y, a los 26’, Maicon, después de otra proyección hasta el fondo, mando un centro al medio que el crack del Santos empujo hacia el arco marcando el 4 a 2 definitivo del partido. Con la victoria asegurada, el técnico Menezes empezó a realizar cambios. Neymar se fue silbado por el público argentino cuando fue reemplazado por Lucas.

Brasil seguía yendo a buscar. Tuvo dos más para estirar la diferencia. Una fue de Maicon, cansado de pasar al ataque por el lateral derecho, donde a los 43’ saca un remate fuerte que Marcelo Elizaga que tapa con el pecho. A los 45’ Fred tuvo su oportunidad de gol pero el arquero ecuatoriano frustró su festejo tras taparle un remate abajo. Robinho, quien quería marcar su gol, lo logro hacerlo  a los 47’ del complemento  pero fue anulado por posición adelantada.

El final del partido mostro a un Brasil alegre y festejando la victoria. Dio la sorpresa de la noche, se posiciono primero en el Grupo B y se clasifico para los cuartos donde lo espera el equipo del Tata Martino. Confiado y con sus delanteros con el arco abierto, el equipo de Mano Menezes tendrá que demostrar, este domingo, frente al difícil equipo paraguayo todo su poderío e historia si quiere seguir en carrea. El partido será a las 16 en el estadio Único de La Plata.