El Grupo C ya tiene dueño

Por Patricio Manzato

Jean Beausejour

El extremo chileno se perderá el próximo encuentro

Chile derrotó 1 a 0 a Perú en el Estadio Malvinas Argentinas de Mendoza y se posicionó en la cima del Grupo C de la Copa América. En la agonía del partido, más precisamente en el segundo minuto adicionado, André Carrillo marcó en propia puerta el gol para que el conjunto de Claudio Borghi espere en cuartos de final por el segundo del Grupo B.

Ambos equipos se presentaron en el terreno de juego con varios cambios en sus alineaciones con respecto a los partidos anteriores. Es que tanto chilenos como peruanos tenían asegurado su pase a la siguiente ronda, por lo que decidieron reservar a algunos de sus mejores futbolistas. Esto se hizo notar principalmente en La Rojiblanca que tiene menos recambio que su clásico rival. En cambio los trasandinos optaron por incluir a piezas importantes para su funcionamiento como Waldo Ponce, Jean Beausejour y Humberto Suazo.

El primer tiempo fue entretenido, con Chile dominando la posición del balón y Perú esperando la equivocación de los dirigidos por Borghi para contraatacar. Las situaciones de gol se repartieron, pero si alguno de los dos equipos merecía irse en ventaja al descanso sin duda que era La Roja, que nuevamente expuso un buen juego colectivo. Faltó el desequilibrio que puede brindarle Alexis Sánchez. En Perú se destacó a partir de su despliegue y habilidad el atacante William Chiroque y en menor medida  Michael Guevara, que demostró poseer buen panorama y entendimiento del juego.

El complemento se ensució con la reiteración de faltas y encontronazos que culminó con la expulsión en el minuto 61 de Jean Beausejour en Chile y Giancarlo Carmona en el equipo del entrenador uruguayo Sergio Markarián. Los dos conjuntos siguieron dilapidando ocasiones concretas para abrir el marcador hasta que en el segundo minuto de descuento el arquero peruano Salomón Libman salió en falso a despejar un balón que pegó en su compañero André Carrillo y terminó adentro del arco.

No hubo tiempo para más y el árbitro brasileño Sálvio Fagundes, de mala labor, pitó el final que hizo deleitar a la gran cantidad de chilenos que colmaron el Malvinas Argentinas y que ahora esperan un rival que enfrentar el próximo domingo a las 19 15 en el Estadio del Bicentenario de San Juan.

Perú se despertó a tiempo

Por Patricio Manzato

Paolo Guerrero, el hombre gol

La Rojiblanca derrotó 1 a 0 a su par de México ayer por la noche en el estadio Malvinas Argentinas de Mendoza. Paolo Guerrero a ocho minutos de final fue el encargado de convertir el tanto de la victoria que deja a los dirigidos por Sergio Markarián con muchas chances de avanzar a la siguiente instancia.

El partido entre peruanos y mexicanos fue probablemente el peor de la Copa América hasta la fecha, especialmente por el primer tiempo paupérrimo que disputaron.  Ambos conjuntos se mostraban imprecisos en el traslado del balón y carecían de ideas que le permitiesen generar situaciones de gol.

Sin embargo, en el complemento Perú se despertó, seguramente consciente de que un empate lo dejaba comprometido de cara a la clasificación y sabiendo que era capaz de lastimar a su rival. Con Juan Vargas y Paolo Guerrero como abanderados, uno por su constante proyección por izquierda y el delantero muy activo en la ofensiva, la Rojiblanca comenzó a disponer de ocasiones concretas. Vargas estrelló un remate en el poste y uno en el travesaño a los 58 y 72 minutos respectivamente. Por otra parte Guerrero conectó de cabeza a los 79 pero encontró bien ubicado al arquero Luis Michel. A los 82 llegó el gol a través de un centro raso de Michel Guevara que sólo tuvo que empujar a la red el atacante del Hamburgo alemán.

En los escasos minutos restantes México no pudo inclinar la cancha en busca de la igualdad y quedó prácticamente eliminado de la competición. Todavía le quedan escasas aspiraciones de clasificar como uno de los mejores terceros, pero jugando de esta manera sería una utopía pensar que pueda ganarle a Uruguay en la última jornada. Por su parte Perú acaricia los cuartos de final y con un empate frente a Chile aseguraría su continuidad en el torneo.

Chile se impuso a México pese a que El Tri golpeó primero

Por Patricio Manzato

La Roja derrotó 2 a 1 al combinado mexicano en el estadio del Bicentenario, donde un rato antes se habían medido también uruguayos y peruanos. Néstor Araujo adelantó al conjunto de Luis Fernando Tena, pero Esteban Paredes y Arturo Vidal revirtieron el resultado y colocaron al país trasandino en la cima del Grupo C.

Alexis Sánchez intratable

Apenas comenzado el partido los dirigidos por Claudio Borghi se hicieron dueños del esférico y crearon las mejores situaciones de gol. Sin embargo eran incapaces de concretarlas y mediante fueron transcurriendo los minutos México se adelantaba en el terreno de juego para no quedar replegado tan cerca de la valla defendida por Luis Michel. Peligrosamente, los jugadores chilenos empezaron a equivocarse en el traslado de la pelota y esto le permitió al Tri gozar de un par de oportunidades que si no fuera por el egoísmo de Giovani dos Santos, otros hubieran sido sus desenlaces.

Precisamente el ex jugador del Barcelona fue quien a los 41 minutos de juego colocó un centro que el joven defensor Néstor Araujo conectó de cabeza para concretar el 1 a 0. Cabe destacar que el arquero y capitán chileno Claudio Bravo fue en gran parte responsable por verse sorprendido por un remate que no llevaba excesiva potencia y tampoco buena dirección.

El complemento presentó el mismo panorama. La Roja buscando el empate sin traicionar su futbol con pelota al piso y mucho toque y un México que se defendía como lo había hecho en la primera parte.  Daba la sensación de que mientras más tiempo pasaba, menos ideas barajaba la selección chilena para llegar al empate. Pese a todo, nunca entró en nerviosismo y no quedó expuesta defensivamente.

Luego de un saque de esquina a falta de 25 minutos para el final, el recién ingresado Esteban Paredes empujo el balón a la red para establecer la paridad. Tan solo 7 minutos después y por la misma vía, La Roja se puso por delante gracias a un fenomenal testarazo de Arturo Vidal. El ingreso de Edgar Pacheco sobre el final le dio explosión en la ofensiva a los mexicanos y estuvieron cerca de igualar el partido, aunque de ninguna manera lo merecieron.

Se vio una selección chilena con muchas variables ofensivas, buen juego asociado y un Alexis Sánchez en un nivel superlativo. Es verdad también que no debe confiarse ya que puede pagar caro ciertas distracciones contra rivales de más peso. México no desentonó, pero está claro que le falta jerarquía en sus líneas ante la gran cantidad de ausencias con las que se presentó a la Copa. Párrafo aparte para la gente chilena que copó San Juan, cantó de manera eufórica el himno  y alentó todo el partido.

Mucho empate y poco triunfo

Por Juan Ignacio Vera

Chile venció a México 2 a 1 y se convirtió en el segundo equipo, junto a Colombia que le ganó 1 a 0 a Costa Rica, en ganar un partido en todo lo que va de la Copa América, ya que el resto de los partidos finalizaron empatados, y con pocos goles.

La victoria de Chile concluyó con la primera ronda de la fase de grupos de la Copa América y la cerró con algo poco normal en lo que va de competencia: un triunfo. Por otro lado, Colombia fue el primero en ganar un partido en la copa, tras vencer al equipo dirigido por el director técnico argentino Ricardo La Volpe, Costa Rica, por 1 a 0.

El resto de los partidos terminaron empatados. En el grupo A, Argentina empató con Bolivia 1 a 1, el grupo B pasó esta primera fecha sin goles en ninguno de sus dos partidos entre Brasil-Venezuela y Paraguay-Ecuador, y por último en el grupo C, Uruguay también empató con Perú con un gol por lado.

La falta de gol es algo que desespera a la gran mayoría de los equipos y a sus hinchas. “Los primeros deben ser los partidos son los más difíciles, no importa el rival que tengas enfrente. Debutar en una Copa América no es un partido de todos los días, imagino que es casi como el primer partido de un mundial”, argumentó el hincha argentino Martín Cassano, buscándole una explicación al flojo comienzo y a la falta de gol que hay en los partidos que se jugaron hasta el momento.

Perú fue un duro escollo para Uruguay y la copa sumó una nueva igualdad

Por Alfredo Merlo

En la apertura del Grupo C, empataron 1 a 1 en el estadio del Bicentenario, en San Juan. Paolo Guerrero abrió la cuenta para los dirigidos por Sergio Markarián y Luis Suárez  igualó para los Charrúas.

Porque Uruguay es un histórico y ese fuego sagrado que lo baña lo obliga a buscar siempre el triunfo; porque Perú demostró que, aunque sin esa historia tan trascendental algunas veces, su actual camada de jugadores es una de las mejores de los últimos tiempos. Por estos y otros detalles, la fría noche sanjuanina fue testigo de este empate que, trascurrida casi en su totalidad la primera jornada y por lo que pudo verse hasta acá, bien podría etiquetarse como lo mejorcito de un campeonato que todavía no se encendió.

Vértigo. El concepto, lejos de ser un juicio ocasional, sirve como una conclusión genuina sobre este empate entre uruguayos y peruanos. Porque a los 22 minutos de la primera etapa Paolo Guerrero aprovechó una contra letal y, después de dejar en el camino al arquero Fernando Muslera, definió para poner el 1 a 0 de su equipo sobre los del Maestro Tabárez. Uruguay, hipotecando su propio arco, fue a buscarlo con muy buena presencia pero con serios nubarrones a la hora de la definición. Así, Suárez,  Diego Forlán, Edison Cavani y Nicolás Lodeiro, más las subidas de los laterales Martín Cáceres y Maximiliano Pereyra, atiborraron de camisetas celestes el área del arquero Raúl Fernández. En el ocaso del primer tiempo, cuando ya se habían cumplido los 3 minutos adicionados por el árbitro colombiano Wilmar Roldan, una de esas tantas embestidas alcanzó el éxito: Suárez acertó en el cara a cara ante el uno rival y decretó la igualdad.

En el complemento, el resultado pendió durante los 45 minutos de un hilo sensible, que nunca terminó de tensarse para ningún costado. Uruguay lo buscó hasta el final aunque por momentos pecó de desorganizado y no tuvo profundidad para capitalizar los avances. A su rival, arrastrado contra su propio arco con el trascurso de los minutos, le faltó astucia para aprovechar los espacios que los Charrúas otorgaban en el fondo.

 Fue empate en San Juan, el cuarto sobre cinco partidos jugados. Ni la calidez del público cuyano, ni el debut de otro histórico como Uruguay, ni tampoco los avatares de un partido atractivo pudieron torcer esa matriz direccional de la copa en que se ha convertido la igualdad.

Suárez prefiere no ubicar a Uruguay entre los favoritos

Por Alfredo Merlo

“Es una copa muy pareja”, dijo el delantero.

Los sorpresivos empates de Argentina y Brasil, la experiencia y ese resquemor habitual de los jugadores de fútbol por vaticinar alegrías antes de tiempo, son, quizás, los motivos para que el delantero de la Selección uruguaya Luis Suárez excluya a la Celeste del lote de los favoritos para quedarse con la Copa América.  “Lo del Mundial es pasado: las cosas hay que demostrarlas en la cancha”, aseveró el atacante del Liverpool inglés en la concentración en Mendoza, antes de partir a San Juan donde mañana su equipo debutará en el certamen ante Perú.

“En ningún momento nos ponemos a hablar de que somos favoritos ni nada. Lo que pasa es que Uruguay siempre es favorito en estas competencias y más ahora después de lo que se hizo en el Mundial”, expresó el Charrúa quien agregó que “la Copa América es un torneo muy parejo en la que no hay que descartar a ninguna selección, quedó demostrado con el partido entre Argentina y Bolivia”.

El delantero llega a este torneo en uno de sus mejores momentos.  A mediados de temporada abandonó el Ajax de Holanda, equipo en el que se convirtió en figura y goleador, para ocupar el lugar vacante que el español Fernando Torres dejó en el Liverpool de Inglaterra al ser transferido al Chelsea del mismo país. Por ese presente, pero también por su pasado más reciente en la Selección, cuando se convirtió en héroe nacional durante el Mundial de Sudáfrica, es uno de los baluartes del equipo del Maestro Tabárez. “Sé que estoy pasando un gran momento, así lo siento, pero todos los delanteros de este equipo estamos en las mismas condiciones. Abel (Hernández) y el Loco (Abreu) están esperando su oportunidad pero eso no quiere decir que tengan nivel para ser titulares”, manifestó. Esos compañeros a los que hizo referencia son los dos atacantes que, por el nivel del tríptico Suárez-Forlán-Cavani,  hoy están relegados al banco de suplentes.

Uruguay debutará mañana ante Perú desde las 18:45 en el estadio del Bicentenario en San Juan. Sin merodear el misterio, Tabárez confirmó a los once y se animó a recitarlos, de memoria, en conferencia de prensa: “ Muslera; Maxi Pereira, Lugano, Victorino, Cáceres; Diego Pérez, Arévalo Ríos, Lodeiro; Cavani, Forlán y Suárez”.  Así, el entrenador apuesta por los mismos que derrotaron 3 a 0 a Estonia en el Último partido amistoso, y le da lugar a Nicolás Lodeiro, la única duda que mantenía para la primera presentación: “Va a ocupar un sector en la mitad de la cancha y colaborara tanto en ataque como en defensa”.