El cielo es Celeste

Por Patricio Manzato

Uruguay derrotó ayer 3 a 0 a Paraguay en la gran final disputada en El Monumental y se consagró campeón de la Copa América por decimoquinta vez en su historia. Luis Suárez y Diego Forlán en dos oportunidades, fueron los autores de los goles charrúas.

El capitán Diego Lugano levanta la copa

El momento del festejo de los uruguayos

La Celeste volvió a tocar el cielo con las manos luego de 16 años en los que no conseguía triunfar en un torneo de importancia. Analizar el partido de ayer es comentar más de lo mismo que ya se ha dicho. La falta de creatividad de juego y el desgaste físico que venía arrastrando el conjunto guaraní quedó al descubierto en el césped del Antonio Vespucio Liberti. Uruguay tuvo, sin dudas, el meritó de sacarle rédito a las dificultades ajenas.

Es más interesante exponer las facultades que llevaron a los uruguayos a lo más alto. No se puede negar las condiciones propias de cada jugador charrúa, pero está claro que es muy difícil que las individualidades te hagan ganar un campeonato. Óscar Tabárez, logró ante todo, formar un muy buen grupo con jugadores que se comprometen al máximo por respeto a su selección y a sus propios compañeros. El Maestro dirige a Uruguay desde el 2006 y esa continuidad en el cargo tuvo sus frutos. Primero con el cuarto puesto en el Mundial de Sudáfrica, instancia que La Celeste no alcanzaba desde México 1970. Y ahora quedándose con un nuevo título a nivel sudamericano. Quedará para el debate si Uruguay juega mejor o peor que Brasil y Argentina, pero es innegable que en los últimos años fue más protagonista que ambos conjuntos.

Enfocándose en futbolistas uruguayos en particular, hubo muchos en buen nivel en todas sus líneas. En el arco Fernando Muslera fue una garantía, aunque el paraguayo Justo Villar fuera elegido el mejor portero de la Copa. Los centrales Diego Lugano y Sebastián Coates también estuvieron a la altura de las circunstancias. Diego Pérez y Egidio Arévalo Rios, los volantes de contención, juegan con el cuchillo entre los dientes y el corazón en la mano. Tanto los laterales como los mediocampistas por afuera mostraron mucho despliegue y compromiso a la hora de recuperar el balón. El que más destacó entre ellos fue Álvaro Pereira. En la delantera Forlán y Suárez fueron imparables.

En unos meses nada más empieza un nuevo periodo de eliminatorias y Uruguay será tanto de local como de visitante un rival muy difícil de vencer. Seguramente Tabárez mantendrá este grupo de jugadores que tan bien han rendido, ya que por edad sólo Andrés Scotti y Sebastián Abreu no llegarían al Mundial de Brasil 2014.

Anuncios

Suárez prefiere no ubicar a Uruguay entre los favoritos

Por Alfredo Merlo

“Es una copa muy pareja”, dijo el delantero.

Los sorpresivos empates de Argentina y Brasil, la experiencia y ese resquemor habitual de los jugadores de fútbol por vaticinar alegrías antes de tiempo, son, quizás, los motivos para que el delantero de la Selección uruguaya Luis Suárez excluya a la Celeste del lote de los favoritos para quedarse con la Copa América.  “Lo del Mundial es pasado: las cosas hay que demostrarlas en la cancha”, aseveró el atacante del Liverpool inglés en la concentración en Mendoza, antes de partir a San Juan donde mañana su equipo debutará en el certamen ante Perú.

“En ningún momento nos ponemos a hablar de que somos favoritos ni nada. Lo que pasa es que Uruguay siempre es favorito en estas competencias y más ahora después de lo que se hizo en el Mundial”, expresó el Charrúa quien agregó que “la Copa América es un torneo muy parejo en la que no hay que descartar a ninguna selección, quedó demostrado con el partido entre Argentina y Bolivia”.

El delantero llega a este torneo en uno de sus mejores momentos.  A mediados de temporada abandonó el Ajax de Holanda, equipo en el que se convirtió en figura y goleador, para ocupar el lugar vacante que el español Fernando Torres dejó en el Liverpool de Inglaterra al ser transferido al Chelsea del mismo país. Por ese presente, pero también por su pasado más reciente en la Selección, cuando se convirtió en héroe nacional durante el Mundial de Sudáfrica, es uno de los baluartes del equipo del Maestro Tabárez. “Sé que estoy pasando un gran momento, así lo siento, pero todos los delanteros de este equipo estamos en las mismas condiciones. Abel (Hernández) y el Loco (Abreu) están esperando su oportunidad pero eso no quiere decir que tengan nivel para ser titulares”, manifestó. Esos compañeros a los que hizo referencia son los dos atacantes que, por el nivel del tríptico Suárez-Forlán-Cavani,  hoy están relegados al banco de suplentes.

Uruguay debutará mañana ante Perú desde las 18:45 en el estadio del Bicentenario en San Juan. Sin merodear el misterio, Tabárez confirmó a los once y se animó a recitarlos, de memoria, en conferencia de prensa: “ Muslera; Maxi Pereira, Lugano, Victorino, Cáceres; Diego Pérez, Arévalo Ríos, Lodeiro; Cavani, Forlán y Suárez”.  Así, el entrenador apuesta por los mismos que derrotaron 3 a 0 a Estonia en el Último partido amistoso, y le da lugar a Nicolás Lodeiro, la única duda que mantenía para la primera presentación: “Va a ocupar un sector en la mitad de la cancha y colaborara tanto en ataque como en defensa”.